La calidad del aire y el radón en el interior de las viviendas

calidad del aire y el radónTodos hemos oído hablar del radón y su influencia negativa en la salud de las personas, pero ¿qué es y en qué nos afecta realmente?

En este post nos vamos a centrar en un aspecto de la calidad del aire interior que preocupa bastante a nuestros clientes y a aquellas personas que tienen pensado construirse una vivienda en zonas donde el granito brilla por su presencia: El radón.

El Radón es un gas radiactivo de origen natural que procede de la corteza terrestre. Se origina por la descomposición y desintegración de otros gases. En concreto, la descomposición del uranio-238 que a su vez se desintegra en el radio-226 y éste en el radón-222.

Este proceso tiene lugar en el interior de la corteza terrestre ya que el uranio-238 está presente en pequeñas cantidades en muchos tipos de rocas, suelos y materiales.

La fuente principal natural de radón es el granito, que está formado principalmente por cuarzo, feldespato y mica, pero también contiene uranio 238.

De esta forma, el radón, lo tenemos presente en el medio ambienten exterior, siendo en este medio inapreciable al estar diluido, y en el interior de los edificios, accediendo a través de grietas en la cimentación, tuberías, conductos o estando presente en algunos materiales de construcción.

El radón es un gas radiactivo y, por ello, es tóxico y capaz de dañar gravemente la salud llegando a poder provocar cáncer de pulmón, (artículo de la OMS). De hecho, según publicaciones especializadas de Estados Unidos, el radón es la segunda causa de cáncer de pulmón en la población general, después del tabaco.

Normativa española sobre el radón

La Directiva 2013/UE/EURATOM publicada en 2013, exige la protección a la población de la exposición al radón en el interior de edificios. Esta directiva europea establece que cada país miembro definirá un nivel de referencia para la concentración límite de radón en recintos cerrados. Estos niveles no podrán superar los 300 Bq/m³ como promedio anual de concentración de actividad en el aire.

Debido a la trasposición de esta directiva se incluye la sección DB HS6 propuesta en la revisión del CTE 2018, en la que se establece:

  • El nivel de referencia para el promedio anual de concentración de radón en el interior de los mismos de 300 Bq/m3
  • Se identifican los municipios que pueden estar expuestos a mayores niveles de radón que el nivel de referencia (Zona I y Zona II)
  • Se definen las intervenciones y estrategias de protección a seguir en los edificios para limitar la concentración de este gas.

 

Radón en España

Ilustración 1: Mapa España potencial Gas Radón. Fuente: CSN.es

 

Radón en la Comunidad de Madrid

Ilustración 2: Gas radón en la Comunidad de Madrid. Fuente: ccoomadrid.es

Medidas de protección contra el radón que propone el CTE

Se establecen dos opciones a elegir en cada zona:

Zona I:

  • Barrera de protección entre el terreno y la zona habitable que limite el paso de los gases.
  • Disponer de una cámara de aire ventilada entre el terreno y el local habitable.

Zona II:

  • Barrera de protección entre el terreno y la zona habitable que limite el paso de los gases + espacio de contención ventilado situado entre el terreno y los locales a proteger
  • Barrera de protección entre el terreno y la zona habitable que limite el paso de los gases + un sistema de despresurización del terreno

El radón en las viviendas Passivhaus

Si por algo se caracterizan las viviendas passivhaus, entre otras, es por la alta calidad del aire interior. Estas viviendas diseñadas y ejecutadas bajo los principios de hermeticidad y ventilación mecánica controlada, garantizan un aire interior limpio sin agentes perjudiciales para la salud, entre ellos el radón.

Radón en Passivhaus

Un edificio construido bajo el estándar passivhaus no tiene infiltraciones de aire exterior no deseadas y el aire interior se renueva constantemente a través de un equipo de ventilación que filtra el aire que entra.

Por lo tanto, una vivienda passivhaus tiene unos niveles de protección al gas radón que no se consiguen en una construcción tradicional.

Bajo nuestro punto de vista, las viviendas y edificios pasivos, al sumar hermeticidad y ventilación, son la principal solución para este problema que afecta a tantos municipios del territorio español.

“Una buena calidad del aire interior se traduce en salud para los ocupantes”.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies