1. Definición de Casa Pasiva

1. Definición de Casa Pasiva.

Curso Experto Passivhaus.

Según los criterios del Instituto Passivhaus, una casa pasiva (hablamos de casa pasiva como término general, cualquier referencia a casa pasiva puede entenderse hecha a cualquier edificio) se define como aquél que es capaz de calentarse y refrigerarse con una muy baja demanda energética, de forma que ésta energía necesaria para calentar o refrigerar, consideradas independientemente, puedan ser aportadas únicamente a través de un sistema de ventilación controlado de confort, con un caudal mínimo que garantice a su vez una excelente calidad del aire. Los caudales aproximados de circulación de aire deben ser de aproximadamente 0,3 renovaciones/hora.


Esta definición general, como podéis observar, no contempla todavía ningún valor de parámetro físico, y es válida para todas las localizaciones geográficas, para todos los países del mundo.


Esto demuestra que la casa pasiva es simplemente un concepto, una forma de hacer las cosas. Pero es una forma que funciona mucho mejor que a la que estamos acostumbrados. Un concepto o idea tras la cual está el hecho de que para conseguir el confort interior deseable se dispone de distintas herramientas, como son el aislamiento térmico, el control de los puentes térmicos, la recuperación de calor, la estanqueidad al aire, el aprovechamiento solar, la ventilación controlada con recuperación de calor, etc. Herramientas que el proyectista debe utilizar para alcanzar los requisitos mínimos que luego el estándar del Instituto define.


¿Qué implica el hecho de pretender calentar o refrigerar sólo con el sistema de ventilación controlada? Implica que para que el edificio sea realmente de bajo consumo energético tiene que ser estanco al aire. Es decir, se deben evitar las infiltraciones no deseadas, lo que, en la práctica, resulta bastante complicado, ya que un edificio tiene multitud de juntas entre elementos constructivos, uniones y agujeros de conductos, instalaciones, etc.


Por otro lado, la definición también supone que es el sistema de ventilación controlada el que tiene que dotarse de un sistema de recuperación de calor (ser un sistema altamente eficiente) para ser capaz de transportar la carga de calor o frío que demande el edificio pasivo. Esto sólo puede conseguirse en edificios de muy bajo consumo energético, y por tanto, sólo en los edificios muy aislados que tengan pocas pérdidas de calor. Para que esto ocurra, es necesario cuidar al máximo la envolvente térmica del edificio, tanto para no perder calor del interior en los climas fríos como para protegerse del excesivo calor exterior en los climas cálidos. Será el estudio del equilibrio energético del edificio el que servirá para calcular el espesor del aislamiento necesario. Como veremos a continuación, a través del sistema de ventilación sólo podemos aportar una pequeña carga de calor o frío, por lo que la demanda de energía tiene que estar limitada.


También hay que señalar que una casa pasiva es además una casa bioclimática, ya que el punto de partida para conseguir la baja demanda de energía final es tener en cuenta desde el principio del proyecto la situación y el clima, la cantidad de radiación solar, la orientación, la capacidad de ventilación natural, el factor de forma o compacidad del edificio, la protección solar, etc. La casa pasiva, además de estos factores bioclimáticos, dispondrá de un conjunto de medidas pasivas (aislamiento, hermeticidad, etc.), de donde proviene el nombre genérico de casa pasiva.

Casas pasivas

casas pasivas

Conoce todos los secretos de las casas pasivas

Casas pasivas

Rehabilitación Energética

rehabilitacion energetica

Rehabilitación Energética de edificios

Rehabilitación Energética

Certificados Energéticos

certificados energeticos

Saber más sobre los Certificados Energéticos

Certificados Energéticos

¿Interesado en nuestros servicios de arquitectura?

Contacta ahora